Cambalache


El tango “Cambalache” fue compuesto por Enrique Santos Discépolo en 1934 durante el periodo que se conoce como la  Década Infame, una época marcada por la corrupción, el fraude electoral y la pérdida de legitimidad del sistema político y de sus dirigentes.

En la clase de Ética hemos utilizado la letra del tango para tratar el problema de la subjetividad/objetividad de los valores y el relativismo moral. Dado los tiempos que corren, no ha sido nada difícil para los alumnos/as comprender el sentido general del tema pese a la distancia temporal y el contexto social y político.

Os dejo la letra de Cambalache y la interpretación del mismo por Nacha Guevara.

Que el mundo fue y será una porquería
ya lo sé…
(¡En el quinientos seis
y en el dos mil también!).
Que siempre ha habido chorros,
maquiavelos y estafaos,
contentos y amargaos,
valores y dublé…
Pero que el siglo veinte
es un despliegue
de maldá insolente,
ya no hay quien lo niegue.
Vivimos revolcaos
en un merengue
y en un mismo lodo
todos manoseaos…

¡Hoy resulta que es lo mismo
ser derecho que traidor!…
¡Ignorante, sabio o chorro,
generoso o estafador!
¡Todo es igual!
¡Nada es mejor!
¡Lo mismo un burro
que un gran profesor!
No hay aplazaos
ni escalafón,
los inmorales
nos han igualao.
Si uno vive en la impostura
y otro roba en su ambición,
¡da lo mismo que sea cura,
colchonero, rey de bastos,
caradura o polizón!…

¡Qué falta de respeto, qué atropello
a la razón!
¡Cualquiera es un señor!
¡Cualquiera es un ladrón!
Mezclao con Stavisky va Don Bosco
y “La Mignón”,
Don Chicho y Napoleón,
Carnera y San Martín…
Igual que en la vidriera irrespetuosa
de los cambalaches
se ha mezclao la vida,
y herida por un sable sin remaches
ves llorar la Biblia
contra un calefón…

¡Siglo veinte, cambalache
problemático y febril!…
El que no llora no mama
y el que no afana es un gil!
¡Dale nomás!
¡Dale que va!
¡Que allá en el horno
nos vamo a encontrar!
¡No pienses más,
sentate a un lao,
que a nadie importa
si naciste honrao!
Es lo mismo el que labura
noche y día como un buey,
que el que vive de los otros,
que el que mata, que el que cura
o está fuera de la ley…

Anuncios

Ponga un antropólogo/a en su vida


antropologia

En la entrada “Desafío extremo” en la Sima de los Huesos, se hablaba de la importancia de difundir el trabajo que realizan los arqueólogos/as como una parte importante de la divulgación científica.

Por desgracia, en este país es más fácil conocer las andanzas de cualquier personaje televisivo o de un torero mal hablado, que los trabajos de investigación, muchos de ellos de altísimo nivel, que se realizan en cualquier disciplina de investigación científica. Por eso, la parte del trabajo de Jesús Callejas es interesante en la medida en la que muestra cómo es y en qué consiste el trabajo de los arqueólogos/as y paleoantropólogos/as que trabajan en la Sierra de Atapuerca.

Como al parecer en todos lados cuecen habas, en 2011 el gobernador del Estado de Florida, Rick Scott, afirmó que los estudios universitarios deben estar dirigidos esencialmente a “la búsqueda de empleo”, de modo que aquellos estudios que no faciliten la incorporación al trabajo deberían ser retirados de los planes de estudio. Como ejemplo de “estudio ineficiente” utilizó el los estudios de antropología.

En respuesta a esta barbaridad que supone tener un concepto meramente mercantil de los estudios y de la investigación, los estudiantes de antropología, pensando que este señor no tiene la más remota idea de lo que es y lo que aporta a la sociedad la antropología, han diseñado esta presentación.

anthropology

En la página This is Anthropology de la American Anthropological Association, se puede encontrar un mapa interactivo en el que se pueden ver los trabajos que realizan los antropólogos/as en los distintos lugares del mundo

Find a Anthropologist

Ahora que corren malos tiempos para los estudios de Filosofía en España, quizá sería interesante dedicar algo de tiempo y de reflexión a la contribución de la Filosofía en la educación de los ciudadanos/as y de los futuros investigadores/as

Cuando el amor de Dios no es suficiente


La muerta enamorada escrita por Théophile Gautier en 1836 pertenece al llamado género gótico que últimamente está tan de moda por motivos de todos conocidos.

La primera obra a la que cabe calificar como “gótica” fue escrita por Horace Walpole en 1765 – The Castle of Otranto– y en ella destacan los elementos propios de este género: el gusto por los temas fantásticos y sobrenaturales; la idealización de la belleza; una exploración del erotismo y de la sexualidad femenina; y lo que más nos puede interesar, el conflicto moral de un lado, y la reflexión en torno a la naturaleza humana de otro.

Si os interesan los relatos de vampiros en sus distintas versiones (victorianos, románticos, eróticos, novelas, poemas) podéis encontrar muchos de ellos en esta dirección: relatos de vampiros (El espejo gótico)

Quizá os pueda servir de ayuda esta presentación sobre las características del romanticismo en la literatura

“Desafío extremo” en la Sima de los Huesos


Desafío Extremo. Especial Atapuerca

   La divulgación científica debe guardar un delicado equilibrio entre el entretenimiento y el respeto por el trabajo científico. El rigor científico no debe dificultar la divulgación de la ciencia. Pero, en la medida en que el objetivo es divulgar y extender el conocimiento científico más allá de lo que pueda entender un experto en la materia y  acercar los avances científicos a un público más o menos ilustrado en el tema.

El trabajo presentado en el programa “Desafío extremo” –Especial Atapuerca– por Jesús Callejas y su equipo tiene momentos interesantes, en tanto que busca presentar el trabajo, muchas veces desconocido, que realizan los/as arqueólogos/as y paleoantropólogos/as. Pero también tiene momentos de escaso rigor.

Por un lado, hay falta de documentación. La Sima de los huesos sí ha sido grabada para la televisión. De hecho, existe un documental titulado “Atapuerca. El misterio de la evolución humana” dirigido y realizado por David Trueba y producido por Madrid Scientific Films en el que, eso sí, con unos cuantos años menos, Arsuaga, Carbonel y compañía ya nos mostraban el interior de la Sima de los Huesos y la aventura que supuso el descubrimiento en la sierra de Atapuerca de la especie Homo antecesor.

Por otro lado, Callejas no para de decir que va a adentrarse en el lugar en el que se encuentran los restos de nuestros antepasados. Al pLa divulgación científica debe guardar un delicado equilibrio entre el entretenimiento y el respeto por el trabajo científico. El rigor científico no debe dificultar la divulgación de la ciencia. Pero, en la medida en que el objetivo es divulgar y extender el conocimiento científico más allá de lo que pueda entender un experto en la materia y  acercar los avances científicos a un público más o menos ilustrado en el tema.

La Asociación  Amigos de Atapuerca ha puesto el grito en el cielo. En su blog se puede leer una entrada muy crítica con el programa de televisión. Llegar a la Sima de los Huesos no supone un gran desafío deportivo y no entraña ninguna dificultad técnica que justifique la presencia de Jesús Callejas y su programa en el yacimiento. Aunque si es interesante mostrar la vida cotidiana de los antropólogos/as y el resultado de sus investigaciones, esto se podría haber realizado sin descender por la Sima.

Tanto el documental dirigido por Javier Trueba, como el que rodó Werner Herzog (La cueva de los sueños olvidados) son dos buenos ejemplos de lo que la divulgación científica puede hacer, con rigor, en favor del desarrollo y el conocimiento de la ciencia.

Cocina, limpia y gana el premio Nobel


Cuando en 1977 Rosalyn Yalow recibió el premio Nobel de Medicina, la revista  Family Health tituló la noticia «She Cooks, She Cleans, She Wins the Nobel» (“Cocina, limpia y gana el Nobel”), lo nos permite hacernos una idea de cuál era la concepción imperante de la relación entre mujer y ciencia. La relación de la mujer con la ciencia siempre ha sido problemática, y aunque hoy día las aportaciones de la mujer al desarrollo de la ciencia se han normalizado, sin embargo no es muy habitual encontrar científicas que además de su labor investigadora y docente se dediquen a la divulgación científica. Vamos a ver tres magníficas excepciones a esta “norma”.

Maria Konnikova, (web personal) licenciada en Psicología en la Universidad de Harvard,  en su libro Sherlock Holmes, the mindful detective recurre al famoso detective para enseñarnos cómo trabaja nuestra mente y cómo podemos mejorar algunas de nuestras habilidades cognitivas. El éxito de  Holmes en sus investigaciones residía en su especial habilidad para “ser consciente de nuestro entorno” y poder obtener toda la información relevante que hay en él y desechar la información que sea superflua. Conocer cómo funcionan nuestros sentidos y cómo interaccionan con el medio es la clave para poder mejorar nuestra capacidad de actuar como el gran detective, y hacer las preguntas adecuadas para obtener las respuestas correctas.

María Konnikova recurre a la analogía que Conan Doyle utilizó en su novela Estudio en escarlata en la que Holmes describe cómo es el cerebro.

«Yo creo que, originariamente, el cerebro de una persona es como un pequeño ático vacío en el que hay que meter el mobiliario que uno prefiera. Las gentes necias amontonan en ese ático toda la madera que encuentran a mano, y así resulta que no queda espacio en él para los conocimientos que podrían serles útiles o, en el mejor de los casos, esos conocimientos se encuentran tan revueltos con otra montonera de cosas que les resulta difícil dar con ellos. Pues bien: el artesano hábil tiene muchísimo cuidado con lo que mete en el ático del cerebro. Sólo admite en el mismo las herramientas que pueden ayudarle a realizar su labor; pero de éstas sí que tiene un gran surtido y lo guarda en el orden más perfecto. Es un error el creer que la pequeña habitación tiene paredes elásticas y que puede ensancharse indefinidamente. Créame, llega un momento en que cada conocimiento nuevo que se agrega supone el olvido de algo que ya se conocía. Por consiguiente, es de la mayor importancia no dejar que los datos inútiles desplacen a los útiles»

La primera herramienta que hay que guardar en el ático, nos dice M. Konnikova es la observación, y  a partir de ella, la imaginación, la creatividad y la capacidad de deducción. Con estas herramientas y la capacidad para no dejar de conocer y de estudiar podremos hacer un correcto mantenimiento del ático.

M. Konnikova además de su web personal y de una columna semanal dedicada a psicología y literatura en Scientifc American tiene el blog Big Think y realiza su tesis doctoral en  Columbia University

Valeria Edelsztein es doctora en química e investigadora en CONICET. También es columnista de “Científicos Industria Argentina”Canal 7”y  productora de contenidos de Proyecto G Canal Encuentro y además ha escrito dos libros de divulgación científica centrados en el papel que la mujer cumple como un elemento clave en la transferencia de conocimiento y ciencia.

Los remedios de la abuela

Los remedios de la abuela. Mitos y verdades de la medicina casera. (2011. Edición S. XXI) Se trata, de un compendio abuelístico de remedios caseros que se ha trasmitido de generación en generación y que se basan en el ensayo y error y en el principio básico, más genérico y no menos peligroso, de que lo que no mata engorda.

Valeria Edelsztein desglosa algunos de estos remedios caseros buscando su base científica aprovechando la ocasión para desmontar algunos mitos y contarnos las curiosas historias que hay detrás de ellos. El último capítulo del libro está dedicado a analizar las posibilidades que ofrece la “medicina a la carta” mediante la utilización de los biofármacos.

En mayo de 2012, Edelsztein ganó el primer Premio Internacional de Divulgación «Ciencia que Ladra» con su segundo libro Científicas: cocinan, limpian y ganan el premio Nobel (y nadie se entera) (S. XXI editores).  En el libro podemos encontrar las contribuciones que las mujeres han hecho a la ciencia,  desde Hipatia de Alejandría, la primera matemática de la que se tiene referencia hasta esas premios Nobel que además limpian y cocinan.

Además de ser una buena ocasión para conocer el papel destacado, y muchas veces desconocido, que las mujeres han tenido en el desarrollo científico, se trata de una magnífica ocasión para reivindicar la necesidad de incorporar de una forma más visible a la mujer a la ciencia y a la tecnología. “Hay que romper barreras, pasar del desconocimiento al reconocimiento. Conocer a las mujeres que hicieron ciencia, en circunstancias más adversas que las actuales, es una forma de despertar vocaciones. Y que muchas puedan demostrar lo que valen”. (El País 4/01/2013)

Os dejo algo que quizá os resulte útil después de estos días de atracones

El currículo de Sonia Fernández-Vidal es apabullante, especialmente si tenemos en cuenta que nació en 1978: Doctora en Óptica e Información Cuántica por la Universidad Autónoma de Barcelona. En 2003 contribuyó  a través del CERN en el proyecto LHC (El colisionador de hadrones cerca de Ginebra). En 2005 colaboró con la división teórica en el Los Alamos National Lab LANL en un proyecto sobre la decoherencia e información cuántica. También contribuyó en 2006 en un proyecto europeo sobre computación cuántica escalable con luz y átomos a través del Instituto de Ciencias Fotónicas ICFO. A partir de 2009 trabaja como docente e investigadora en la Universidad Autónoma de Barcelona.

Sonia Fernández-Vidal ha escrito recientemente dos novelas que tienen un trasfondo científico. La primera es La puerta de los tres cerrojos (2011. LA GALERA, S.A. EDITORIAL) en la que se cuentan las aventuras de Nico, un adolescente que tiene “experiencias cuánticas” al entrar en una misteriosa casa en la que, con la ayuda de unos extraños personajes -tan extraños como permite la física cuántica- podrá cumplir con la misión que se le presenta al entrar en ese extraño mundo.

En su segunda novela, Quantic Love. La novela que resuelve la ecuación del amor. (2012. LA GALERA, S.A. EDITORIAL) Laila, que trabaja como camarera en el CERN para costearse sus estudios, deberá despejar las dos variables que componen la ecuación de su vida, una es un periodista suizo y la otra una científico estadounidense que esconde un gran secreto. “En el verano más emocionante de su vida, descubrirá que la ciencia puede ser sexy y que el amor es la energía más poderosa del Universo”.

En fin, tres magníficos ejemplos de que la ciencia puede ser interesante, divertida y sexi. No encuentro más escusas para invitaros a que estudies.

“Gravitation is not responsible for people falling in love.”

ALBERT EINSTEIN