Publicado en Antropología, Filosofía

Ponga un antropólogo/a en su vida


antropologia

En la entrada “Desafío extremo” en la Sima de los Huesos, se hablaba de la importancia de difundir el trabajo que realizan los arqueólogos/as como una parte importante de la divulgación científica.

Por desgracia, en este país es más fácil conocer las andanzas de cualquier personaje televisivo o de un torero mal hablado, que los trabajos de investigación, muchos de ellos de altísimo nivel, que se realizan en cualquier disciplina de investigación científica. Por eso, la parte del trabajo de Jesús Callejas es interesante en la medida en la que muestra cómo es y en qué consiste el trabajo de los arqueólogos/as y paleoantropólogos/as que trabajan en la Sierra de Atapuerca.

Como al parecer en todos lados cuecen habas, en 2011 el gobernador del Estado de Florida, Rick Scott, afirmó que los estudios universitarios deben estar dirigidos esencialmente a “la búsqueda de empleo”, de modo que aquellos estudios que no faciliten la incorporación al trabajo deberían ser retirados de los planes de estudio. Como ejemplo de “estudio ineficiente” utilizó el los estudios de antropología.

En respuesta a esta barbaridad que supone tener un concepto meramente mercantil de los estudios y de la investigación, los estudiantes de antropología, pensando que este señor no tiene la más remota idea de lo que es y lo que aporta a la sociedad la antropología, han diseñado esta presentación.

anthropology

En la página This is Anthropology de la American Anthropological Association, se puede encontrar un mapa interactivo en el que se pueden ver los trabajos que realizan los antropólogos/as en los distintos lugares del mundo

Find a Anthropologist

Ahora que corren malos tiempos para los estudios de Filosofía en España, quizá sería interesante dedicar algo de tiempo y de reflexión a la contribución de la Filosofía en la educación de los ciudadanos/as y de los futuros investigadores/as

Publicado en Filosofía

Paleoantropología Forense


Ángela Montenegro, la especialista en reconstrucción facial del equipo forense del Jeffersonian, podría haber ayudado a la doctora Temperance “Bones” Brennan a resolver un crimen de hace 30.000 años

Dos trabajos de publicados recientemente muestran cómo la reconstrucción facial puede ayudar a poner músculos y piel allí donde sólo hay huesos.  Las técnicas de reconstrucción facial permiten reconstruir el cráneo de una persona y su esqueleto colocando músculo, piel y pelo para obtener una imagen de cómo era esa persona a partir de los restos óseos encontrados.

La técnica de “aproximación facial” utilizada por la doctora Susan Hayes del Centre for Archeological Science de la Universidad de Wollongong en Australia ha permitido poner un rostro a una hembra de Homo floresiensis de unos 30 años de edad y un metro de altura a partir de los restos de cráneo conservados y mediante la ayuda de un programa que permite recomponer las partes que faltan y colocar músculos y pies.

The path Dr Hayes took to reach her facial approximation of the ‘Hobbit’.
Referencia. University of Wollongong

En esta misma línea de investigación la BBC ha publicado un vídeo en el que se exponen los métodos utilizados por un grupo de científicos para realizar la reconstrucción de un Neandertal a partir de los restos encontrados en 1909 en la cueva de La Ferrassie en Francia.Los resultados de las excavaciones proporcionaron restos de un cráneo prácticamente completo de Homo neandertalensis así como restos incompletos de su esqueleto.

Video BBC
Video BBC

Estas técnicas, además de humanizar  la paleoantropología poniendo rostros a los restos que se encuentran, también ayudabn a resolver cuestiones importantes sobre su modo de adaptación, el tipo de lesiones que podían sufrir y su estilo de vida. Es la textura y la forma de los huesos lo que permite colocar múculos, y analizando cómo estos músculos se conectan con los huesos se puede conocer el tamaño y su masa. En el caso de la reconstrucción del Neandertal, se ha podido observar que el brazo derecho era más fuerte que el izquierdo, lo que lleva a pensar que en sus prácticas de caza debían utilizar este brazo para apuñalar repetidamente a sus presas.

¿A quién se parece el nenadertal francés?

Publicado en Filosofía

¡Mutad y expandíos!


El origen del homo sapiens se remonta hasta aproximadamente unos 200.00 años, y su expansión por África y posteriormente por el continente europeo y asiático se produce hace unos 80.000 años. Existe una gran controversia sobre las rutas migratorias que el homo sapiens utilizó para salir del continente africano y sobre su expansión y posterior evolución, así como las causas que propiciaron las sucesivas oleadas migratorias.
Si es una cuestión esencial saber qué motivó la salida del homo sapiens de África, una cuestión no menos importante sería saber por qué esa migración no se produjo antes. ¿Por qué el  homo sapiens estuvo confinado en África 100.000 años?
Un reciente trabajo publicado en Plos One que reúne las investigaciones realizadas por un amplio y diverso grupo de científicos liderados por la profesora Joshua M. Akey de la Universidad de Washington ofrece una respuesta a esta cuestión en la que se vincula la expansión de un linaje de homo sapiens por África y posteriormente por Europa y Asia a una alteración en la dieta provocada por una mutación genética.
La formación y el posterior desarrollo del cerebro en los humanos están directamente relacionados con el consumo de un cierto tipo de ácido específico que se encuentra en el pescado. El acido docosahexaenoico (DHA) es fundamental para el desarrollo de las neuronas. Un déficit en el consumo de este ácido parece estar ligado a trastornos en el comportamiento debido a desórdenes neurológicos y también se vincula con la aparición de Alzheimer,y de diferentes formas de depresión.

80.000 años atrás existían en el centro de África una gran concentración de lagos que permitía al homo sapiens satisfacer las necesidades de DHA, y eso explicaría su largo periodo de confinamiento en África. Una mutación en un grupo de genes del cromosoma 11 habría posibilitado la conversión de ácidos grasos poliinsaturados de origen vegetal en los ácidos poliinsaturados necesarios y que hasta ahora sólo podían obtenerse del consumo de pescado.
Esta mutación que permite convertir los ácidos vegetales en DHA tuvo que sufrir una fuerte presión selectiva lo que ocasionó su rápida expansión por el territorio africano. Una vez que no se depende de una dieta rica en pescado, es posible desplazarse y colonizar nuevos territorios de ecosistemas más variados.