El problema mente-cuerpo (II)


mente_cuerpo

  • Autor: José Luis Fernández Moreno
  • Departamento: Filosofía

Un nuevo esquema para clasificar las distintas posiciones que hay en Filosofía de la Mente en torno al problema mente-cuerpo.

Es difícil clasificar las distintas doctrinas filosóficas que hay sobre el tema, especialmente porque muchas comparten aspectos comunes y algunos presupuestos básicos también son asumidos por muchos de los filósofos. Así que he decidido cortar el problema en lonchas gruesas y he dividido los posicionamientos en dos grades grupos. Dualistas de distinto pelaje y naturalistas. Aunque soy consciente de que Fodor o Putnam asumirían el supuesto naturalista, para todo fisicalista que se precie, lo suyo no deja de ser dualismo. Vaaaale, de propiedades.

Pulsa el enlace para ir al esquema

Anuncios

El atlas de las nubes. Una película holista


«tú puedes salvarla». Eso es lo que el detective Doug Carlin lee en las letras magnéticas colocadas en la nevera de la escena del crimen. Aunque en un principio no presta atención, la sorpresa y la perplejidad llegan cuando percibe que esa situación ya la ha vivido con anterioridad, y evidentemente él no había estado allí con anterioridad y el crimen no se había producido aún.

Con esta  misma idea previa  da comienzo a la nueva película de los directores Tom Tykwer y los hermanos Andy y Lana Wachowski “El atlas de las nubes“, basada en el libro de David Michel Cloud Atlas. (Hay versión española El atlas de las nubes en la editorial Tropismos).

El fenómeno del déjà vu ya fue utilizado en “Matrix” y en esta película los personajes de las seis historias que se relatan recuerdan haber escuchado un mismo tema musical “El sexteto del Atlas de las nubes”, que para mí es una variación del tema “Memorial” de Michael Nyman.

 

En esta película, el fenómeno del déjà vu permite jugar con la idea de que todas nuestras acciones están conectadas con las acciones que se han realizado en el pasado por otras personas y en otro tiempo, y que tendrán una repercusión en un tiempo futuro. La idea es la misma que ya utilizara el director polaco Krzysztof Kieslowski en su película” La doble vida de Verónica” y que se resume en la frase «Todos estamos conectados». Nuestras acciones, por insignificantes que sean, influyen en las vidas de los demás y de alguna manera tejen un hilo causal que determina las acciones y las vidas de las personas en el futuro. Estamos por tanto ante una concepción holista del mundo que Hegel resumió con su enunciado «lo verdadero es el Todo».

El holismo es una doctrina filosófica y también científica que sostiene que la comprensión de un sistema, sea este social, biológico, técnico, lingüístico, mental o químico, no puede ser comprendido desde el análisis de las partes que lo componen, sino tan sólo considerándolo globalmente y en su totalidad. Desde el punto de vista semántico Quine (Dos dogmas del empirimo) nos dirá que las verdades no pueden ser confirmadas o verificadas una a una, sino mediante bloques de proposiciones.

Wilard Van Orman Quine

Para Hegel «todo lo racional es real» porque «todo lo real es racional». Hay un orden racional que explica y da cuenta de todo cuanto existe, y por lo tanto, es posible encontrar una explicación racional de lo que sucede. Desde una perspectiva conservadora, probablemente la que tuviese Hegel, el mundo en el que vivimos es el mundo que racionalmente es posible. La explicación y comprensión del mundo sólo podrá hacerse al final de los tiempos cuando el Espíritu absoluto (sea esto lo que sea) se haya desplegado completamente,  porque lo «verdadero es el todo» y únicamente al final, y contemplando la totalidad de los hechos podremos comprender y dar una explicación racional de lo que ha sucedido. La conclusión es evidente: no hay más cera que la que arde, y las cosas son como tienen que ser.

Sin embargo, desde la  izquierda hegeliana, en la que se incluyen Engels y Marx, se hace una interpretación totalmente opuesta. Si todo lo racional es real, entonces la utopía es posible, y sí tiene sentido plantearnos un mundo mejor en el que las relaciones sociales sean racionales y no se rijan bajo el principio de la explotación del hombre por el hombre. Si pensamos en un mundo más racional, entonces ese mundo tendrá que acabar siendo real. La revolución está servida. Si nuestros actos presentes son una consecuencia de los actos pasados y tienen poder causal sobre los actos futuros, entonces, cualquier hecho, por simple que sea, puede acabar contribuyendo a una revolución contra una tiranía. Esta es la línea argumental que vamos encontramos en la obra de D. Mitchel y en la película de los Wachoswi. Las vidas pasadas de los personajes van tejiendo líneas que en un tiempo futuro convergerán en un acto común y que dará sentido a todo.

Claro que si todo esto depende de un fenómeno como el déjà vú (lo ya visto) la cosas se complica. El déjà vu  es un fenómeno que sufre un 60% de la población alguna vez en su vida y que consiste en percibir una escena o una situación como si ya la hubiésemos vivido y por lo tanto se procesa como si de un recuerdo se tratase.

La explicación dualista del fenómeno, de la que los Wachowski son tan amigos, nos diría que el alma o la mente, una de las sustancias que componen al ser humano, puede viajar en el espacio/tiempo y de ahí que en un momento dado pueda recordar lo que ha visto en el pasado. Esta idea la encontramos ya en Platón y su concepción de que el conocimiento es “recordar”. Platón, nos dice aquello de que el alma, cuando vivía en el Mundo de las Ideas, al estar en contacto con las Ideas  mismas tenía un conocimiento pleno, y que es al caer al mundo terrenal, en su engolfamiento con la materia, cuando olvida. Conocer será volver a recordar aquello olvidado.

De ser esto así, habría que pensar que el alma se vuelve imbécil, porque si puede viajar en el espacio/tiempo, lo que quiero es que se desplace hasta el jueves que viene, vea el número de la primitiva que vuelva a tiempo para que rellene el boleto correspondiente, y se quede ya quietecita, que ya me dedicaré yo a adquirir el conocimiento.

Desde una explicación fisicalista, y no por ello menos poética, al parecer el fenómeno se produce cuando hay una superposición entre la memoria a corto plazo o la memoria de trabajo y la memoria a largo plazo, de manera que la percepción de una escena se percibe desde la memoria a largo plazo, de ahí la sensación de “estar recordando lago”. También se ha encontrado una relación de este fenómeno en pacientes que sufren trastornos relacionados con la ansiedad o la esquizofrenia. En estos casos se producen epilepsias que afectan al lóbulo temporal. En los casos comunes, lo que se produce es un epilepsia débil, pero en los casos en los que los ataques de epilepsia se producen en el lóbulo temporal y se alteran los circuitos que conectan los lóbulos temporales y frontal, la situación se vuelve más complicada, llegando a producirse una paramnesia, y entonces las personas padecen frecuentemente este estado de continuo recuerdo de la sensación vivida.

Este desorden en la actividad cerebral puede provocar el fenómeno inverso y en este caso las personas no perciben una situación en la que saben positivamente que han estado como un recuerdo. La experiencia les resulta totalmente extraña. Por un lado saben que esa situación ya la conocen, pero no perciben la sensación de familiaridad con la escena recordada. Estos casos llevan a pensar que de alguna manera, como en el síndrome de Capgras, el sistema límbico debe verse involucrado. El área responsable de este fenómeno incluiría el lóbulo temporal y frontal donde procesamos información de los estados de cosas actuales; el hipocampo y el sistema amigdalino, que serían responsables de las sensaciones de familiaridad y de sorpresa cuando se produce el fenómeno de déjà vu.

El Problema mente-cerebro


Esta es una presentación de algunas de las aproximaciones al problema mente-cerebro. Tan sólo se trata de eso, de una primera aproximación que no pretende recoger todas las posiciones que en Filosofía de la Mente existe sobre el problema. (Haz clic en la imagen para acceder a la presentación)

prezi_mente-cerebro

El esquema, como ya he indicado, es muy simple. Básicamente se divide en tres niveles. En el primero colocamos al Dualismo de Sustancias representado por Descartes. El principal problema al que se enfrenta el dualismo de sustancias, y en general cualquier forma de dualismo, es el problema de la interacción de sustancias.

En un segundo nivel colocamos a las posiciones naturalistas. El naturalismo sostiene que el estudio sobre la mente debe ser compatible con los resultados obtenidos por la ciencia. Este nivel se subdivide en un naturalismo de caracter computacional y un naturalismo de corte fisicalista.

Dentro del naturalismo computacional se han diferenciad tres corrientes que en principio no son incompatibles entre ellas: La Teoría Representacional de la Mente, La Teoría Computacional de la Mente y el Funcionalismo. La Teoría computacional clásica y los avances en Inteligencia Artificial, al menos hasta la década de los ochenta del pasado siglo, se presentan como un buen aval del naturalismo de tipo computacional.Estas tres aproximaciones se agrupan bajo el epígrafe de dualismo de propiedades. Los sistemas computacionales complejos pueden mostrar propiedades de tipo físico (hardward) y propiedades computacionales (software) que serían las que pueden caracterizar los estados y procesos mentales.

El segundo tipo de naturalismo sostiene que son las ciencias físicas las que deben explicar en qué consisten los estados y procesos mentales. Dentro de este tipo de naturalismo fisicalista hay tres posibilidades: un fisicalismo reduccionista que propone reducir los estados y procesos mentales a estados y procesos físico-químicos, esto es, lo que nos dicen las neurociencias sobre el cerebro. En segundo lugar tendríamos un fisicalismo no reduccionista que considera que aunque la explicación fisicalista es deseable, los estados mentales, considerados globalmente (holísticamente) no pueden ser reducidos a estados físicos y químicos, es decir a actividad neuronal. Y por último, un fisicalismo eliminativista que supone una nueva vuelta de tuerca al fisicalismo reduccionista. El eliminativismo entiende que la Psicología Pop, y la Teoría Representacional de la Mente son falsas, y que por lo tanto, no es posible una reducción al lenguaje de una ciencia base. La conclusión es que lenguaje de la TRM y de la Psicología Pop debe ser eliminado y sustituido por el lenguaje que nos ofrecerá una neurociencia completa.

El tercer nivel del esquema lo hemos reservado a aquellas teorías que sostienen que o bien no existe algo como la mente, y que ésta no es más que las disposiciones a actuar de los sujetos, y que por lo tanto el conductismo sigue siendo el modelo básico para explicar la conducta humana. Y por otro lado, tendríamos las posiciones que entienden que las teorías computacionales y neurocomputacionales cometen el mismo error que el dualismo de sustancias. Al fin y al cabo, al aislar los procesos mentales dentro de un sujeto separado del medio en el que se encuentra, es otra forma de dualismo intolerable. El Dinamicismo  y su versión de la Mente Extendida, utilizan las herramientas que proporcionan las matemáticas (Teoría de Sistemas Dinámicos) y las neurociencias  para ofrecer un modelo de la mente en la que sujeto, procesos mentales y entorno conforman un único sistema integrado. Se suelen distinguir dos versiones del dinamicismo, una ontológica que afirma que los sistemas biológicos, y posiblemente los artificiales, son sistemas dinámicos; y una segunda versión, epistemológica, que sostiene que independientemente de lo que sea un sistema, las herramientas adecuadas para su correcta comprensión son las que nos proporcionan los sistemas dinamicistas